CUANDO DOS Y DOS SON CINCO

Febrero 23 de 2017

Ay, mi querido nieto. Ya perdimos, y perdimos de largo. Los dos candidatos que esta democracia nos regala es de llorar frente a la imagen del divino niño tres veces al día. El uno con su carita de buen chiste ha de pensar que nos convence, y que no nos acordamos del gobierno autoritario y concentrador de poder que han construido. Persiguiendo con sus jueces a todo el mundo que se les oponía. El otro, banquero de profesión, banquero de corazón y aliado de lo peorcito de la clase política del país. ¿Cuándo un banquero ha pensado en los pobres? Esos solo piensan en dinero. Y don Lasso sueña con ese capricho de niño rico. Ser Presidente y morirse tranquilo. ¿No será que primero se muere tranquilo y luego si quiere hágase Presidente?

Y sus candidatos a Vice. La pregunta es, ¿cuál de los dos es peor? Para mí son igualitos, siameses de distinto olor nomas. Decir Glass o decir Páez es como decir fuchi o decir tatay. No es por ser mala, mi nieto bello, pero ya en la vejez una ya no tiene pelos en la lengua. Ves, esto es la democracia. Debes elegir el mal menor siempre o hacerte el ciego y anular el voto. Perdimos de largo. Nos hicieron ver un gato de cinco patas al que había que aumentarle otra para que amague que sí camina bien. Perdimos, desde hace rato, perdimos.

No ves ahora, los pro Lasso dándonos clases de democracia, copando las calles. ¡Qué viva Capriles!, dicen, ¡qué viva Leopoldo!, gritan. Libreto copiado, ni para eso son originales. Aunque claro, la estrategia les salió buenaza. El señorito banquero quedó de héroe. Y alado ese señor que le dicen sus amigos que es Alcalde de Quito. Ese pobre que no sabe diferenciar un pimiento de un tomate. Ahí en ese CNE se dibujó clarito eso que los que saben llaman lucha de clases. Cuidado con irte a dizque defender la democracia con ésos. A vos te vayan a confundir con chófer de alguno de ellos. Ya mejor no digo nada, resentida social me han de decir, acomplejada tercermundista y otros etcéteras que las clases acomodadas se saben de memoria.

¿Y la izquierda, mijito? ¿Existe todavía o qué? Ahhh, dizque le apoyaron al Paco y a su nueva ID. Verás nomas cómo han de salir algunos Pachakutik y otros ex MPD a decir: “votaremos en contra de Correa”. O sea, en cristiano, Lasso Presidente. Siempre hay que estar con los pobres, mijito, siempre. Pero esos dirigentes y partidos que no sacan ni para las colas en las elecciones ya mejor que den las gracias y se retiren, porque nunca entendieron lo que es reinventarse. Ya me han de decir correísta, no sabes hacer análisis, no entiendes de ideología. Bueno bueno, prefiero no entender que andar tocando la flauta con los pies.

No hay vuelta atrás, hijito. Como dicen tus amigos, ya nada. Y encima los AP tienen mayoría en la Asamblea, bien resguardados se quedan. No se descubrirá mayor cosa, ahí se pasarán peleando, y todo quedará entre ellos. Y como repartirán frecuencias entre los panas, mejor ya ni hablemos. Yo te he visto, mijito, escuchando a ese Loromero o no se qué vainas. Con cuántas frecuencias se habrá alzado, y ya de asambleísta, un aplauso muchas gracias.

Pero lo peor es que estaremos entre el fuego cruzado los pobres cholos. Los unos con sus medios oficiales, y los otros con sus medios privados dizque independientes. Viste que el Oquendo ya casi de frente viva Lasso. El pobre, no le queda de otra, con eso de que le quieren bajar la frecuencia, hasta yo digo aleluya Guillermo. Y esos pelalassos o gatos o no se qué vainas, dizque haciendo periodismo. Tontera, propaganda encubierta al Lasso desde hace rato mismo. El Hernández convertido en adalid de la libertad de expresión, muero de risa, hijito.

Esta democracia de papel. Ya me dolió la panza. Ya te escribo en unos días, deja que me insulten un poco y luego hablamos.

Únete a la conversación

Sin comentarios

  1. En términos generales estoy de acuerdo, pero estamos como estamos porque la izquierda no ha sabido elevar la conciencia de clase en los trabajadores ecuatorianos y porque tampoco ha sabido construir un proyecto de país que apele a todas las clases populares del Ecuador. El problema es que no hemos podido construir una interculturalidad que apele por igual a los indígenas (de sierra y oriente) como a los mestizos, a los costeños y a los serranos, a la gente de ciudad y a los del campo.
    La izquierda a sido incapaz de aglutinar a las grandes masas de los sectores populares más haya de que cuando hay que salir a las calles a protestar y hacer huelga.
    Cuando lo que queda de izquierda en este país, encuentre ese punto intermedio en el que todos y todas nos podamos encontrar como ecuatorianos (una sola nacionalidad), entonces podremos hacerle frente a las pocas opciones que nos deja es insípida democracia en la que vivimos.

  2. Huguito querido lo triste de todo lo que ha sucedido en estos días es que ha salido a la luz nuevamente ese clasismo y regionalismo, el insulto de impotencia que sienten y que han estado sintiendo la clase acomodada por estos 10 años, se acabó el deseo de hacer concesiones y donde las diferencias estaban engalanadas con el lindo nombre de TOLERANCIA. Pero la TOLERANCIA no basta, y hasta puede resultar peligrosa, pues tolerar significa también tener paciencia, ser generoso, entregarse por los demás y sufrir, un esfuerzo contra natura que no dura mucho y termina estallando con una violencia adicional como la que hemos visto en estos días. No se trata de tolerar, sino de comprender que con nuestras diferencias, somos profundamente parecidos. La única victoria posible es la de la comprensión y el entendimiento. Tu amiga de juventud, de teatro callejero y de protesta social. Paulina Avalos

  3. El gran problema gran, pienso yo mientras no puedo dormir por las noches, es que para muuuuchos la democracia consiste en votar cada 4 añitos, y ahí si, cuando hay elecciones, ah! que manera de militar en el facebook y en el twitter y frente al televisor!!!! pasan las elecciones y ya nada. Ahí nos quedamos, en nuestro cómodo sofá, esperando a que pasen 4 añitos y de nuevo a militar días antes de las elecciones.
    Aquella vieja práctica de la militancia diaria, del trabajo en el barrio, en la oficina, cada día…. Aquella vieja práctica de discutir proyectos, programas, ideologías…. Ahorita, discutimos quién es menos corrupto….
    “La culpa no es del chancho, sino de quien le da de comer, decía mi abuelita”
    Lindo lo que escribes Hugo, como siempre.

  4. jajajaja… es bueno enterarse con humor, la desgracia… pero supongo q los culpables somos el pueblo que no eligen por su capacidad sino por su cara o su cartera… jejejeje decían que la corrupción acabaría, pero la misma mierda… una bola de burros en la asamblea aprobando leyes estúpidas y defendiendo sus bolsillos para seguir comiendo mientras otros tenemos que trabajar 300 horas al mes para ganar un sueldo de mierda sin oportunidad para crecer…

  5. Y entonces me encuentro con una división de la gente, una lucha interna de lo que se dijo o no se dijo, políticamente incorrecto. Duele pensar ese conflicto entre nosotros de cómo regresamos a esa diferencia regionalista, de clases, ideológicas, cuando quizá la ciudadanía solo se convierte en piezas donde los políticos nos mueven a su antojo y conveniencia. Pensar que la gente que nos atracó, robó, humilló y que lo sigue haciendo, disfruta en otros países mirando como nos dividieron.

  6. De acuerdo: tatay el Glass y el Páez. Pero entre Lasso y Lenin creo yo que hay un gran trecho. Tatay también el Lasso y Rodas, por cierto. Yo no le pondría al Lenin entre los tufos que nos avergüenzan. De acuerdo: no es un Subcomandante Marcos ni nada por el estilo pero, si me suscribo al título de este artículo de Hugo, yo si tendría por donde elegir. No hay marcha atrás: la encrucijada es elegir, y me temo que en este momento el voto nulo también resulta una cómplice elección. Más bien quizá podríamos o se podría crear un frente o varios frentes de apoyo al Lenin (o quizá: de apoyo a lo que no signifique el triunfo de Lasso), no sin antes hablar de ciertos acuerdos o cosas por el estilo con el propio Lenin.
    A veces los grandes errores de la izquierda son renunciar a pequeños triunfos (me refiero a las posibilidades de negociación) en nombre de unos preceptos o ideas que no pueden movilizarse (correrse) hacia lo que hay, hacia lo que está pasando. Saludos.

    1. Muy bien Ud. se ha decido por el fascismo del Siglo XXI. Solo recuerde que un eventual triunfo de Lasso es parcial, no tiene la asamblea y su gobernabilidad sería limitada, un eventual triunfo de Lenin sería total, es decir bienvenido el fascismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *