ENTREVISTA CON NATASHA ROJAS DE UNIDAD POPULAR: Gente de toda clase nos está apoyando.

10 Marzo 2015

El proceso de recolección de firmas para la Unidad Popular va más allá de los ex miembros del MPD.

 

Unidad Popular - Natasha Rojas

La Unidad Popular es una nueva agrupación que se encuentra en el proceso de reunir firmas para ser legalmente reconocimiento como movimiento político. Plantea participar en la lid electoral del 2017 como grupo de izquierda y busca derrotar a Rafael Correa. Natasha Rojas es Directora por Pichincha.

¿Cómo se decidió formar la Unidad Popular?

Mantuvimos una amplia discusión y vimos dos opciones claras: aceptar la desaparición del MPD como fuerza electoral en el país o continuar luchando desde al ámbito electoral, no solo contra este gobierno de Correa en este momento sino a más largo plazo. Al final del proceso tomamos la decisión de formar una nueva organización llamada Unidad Popular (UP), al mismo tiempo que reconocimos algunos errores que cometimos como MPD.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo concentrarnos en algunos sectores y dejar de lado a otros sectores importantes.

¿Estás hablando en términos electorales?

No solo en cuanto al tema electoral sino en general. Pero decir que hay otros importantes sectores en el Ecuador no significa que nunca los tomamos en cuenta, sino que no priorizamos el accionar muy importante de esos sectores sociales.
El segundo error que reconocimos es que no estábamos preparados para enfrentar la política propagandística y toda la acción a través de los medios por parte de la derecha y también del gobierno de Rafael Correa. El problema fundamental para nosotros era que la gente solo conocía al MPD por lo que decían los medios o los gobiernos y no por lo que realmente habíamos hecho o desarrollado. Eran dos elementos que no nos permitieron avanzar.

¿Cómo proponen enfrentar el problema de la propaganda y los medios?

Hemos conversado con profesionales de la comunicación y con técnicos con conocimiento del campo para decidir qué hacer. Es una necesidad porque el gobierno de Rafael Correa va a lanzar una ofensiva, y en realidad ya lo ha hecho, en contra de la Unidad Popular. Lo que se ve en los medios es que nos llaman “dirigentes del ex MPD que ahora se llama Unidad Popular”. Entonces es fácil entender que quieren desprestigiar a la Unidad Popular al vincularla con el MPD.

¿Y ese es el problema no? En ciertos sectores de la izquierda ecuatoriana, sin hablar de la población en general, el MPD no era tan ‘apreciado’, digamos, debido a las tácticas agresivas que utilizaba en los años ochenta.

Primero reconocemos que en un momento histórico distinto jugábamos por el MPD, y no nos avergüenza. En segundo lugar creo que se trata de un cambio generacional: los dirigentes de la Unidad Popular a nivel nacional todos son jóvenes.

¿Y todos estos jóvenes eran anteriormente vinculados con el MPD?

No todos formaban parte del MPD, pero todos sí son de izquierda. Hemos incorporado a profesionales, técnicos e investigadores; en la directiva de Pichincha por ejemplo, el sub director es Diego Velasco un PhD en temas urbanos. Es un hombre que siempre ha sido comprometido con temas importantes relacionados con el desarrollo de la ciudad.

Creo que un segundo elemento que nos diferencia del MPD, es que mientras seguimos planteando propuestas para resolver los problemas fundamentales del país – economía, salud, educación – la UP tiene propuestas en otros ámbitos: los derechos GLBTI, derechos de la mujer, equidad de género, el medio ambiente. Y no son solo discursos, un elemento fundamental para nosotros es discutir con y escuchar los puntos de vista de otros sectores.

De todos modos van a seguir llamándoles ex MPDistas y tacharles de tirapiedras.

Creo que tenemos una ventaja. Ser llamado tirapiedra ya no es un insulto, es el nombre utilizado por los correistas para descalificar a cualquier opositor del régimen: a Bonil, a Crudo Ecuador, a Alberto Acosta, a los defensores de los derechos humanos a Acción Ecológica, a Mery Zamora y muchos más. Toda persona que ha sido capaz de pensar, disentir y oponerse al autoritarismo y la prepotencia es ahora tirapiedras. Entonces si me dicen tirapiedras, pues sí, soy tirapiedras porque no estoy de acuerdo con este gobierno.

Lo que dicen también es que solo sabemos decir no a todo, pero no es así. Nos oponemos a lo que está mal, y no es nuestra culpa que las cosas van tal mal, tan seguida y con tanta frecuencia.

Hay que entender que el proceso de recolección de firmas para la UP es una acción que va más allá de los ex miembros del MPD. Gente de toda clase nos está apoyando. Los que firman son primero jóvenes, y es impresionante el número de jóvenes que han firmado por la Unidad Popular: por el derecho de expresarse libremente, el derecho de manifestarse, de ingresar libremente a las universidades, de tener un primer empleo. El segundo sector que firma para la Unidad Popular son las mujeres, porque sientan que sus derechos son permanentemente violados en una sociedad machista y violenta, y porque no están de acuerdo con que sean detenidas y criminalizadas por abortar sobre todo en casos de violación como estipula el nuevo Código Penal.

¿Y los trabajadores, los sindicatos?

Claro que sí, los trabajadores también están firmando, pero no solo ellos sino intelectuales y servidores públicos entre otros. Lo que hemos escuchado en la calle es: ‘no me importa que me boten de mi trabajo por firmar porque ustedes han enfrentado con valentía a Correa’ y ‘firmo porque hay coherencia entre lo que dicen y lo que hacen’ o ‘firmo por solidaridad con Mery Zamora’. Incluso ecologistas que nunca habían firmado por el MPD ahora nos apoyan.

Hablemos ahora de los objetivos y el programa política del movimiento. Una preocupación es que los objetivos de la Unidad Popular – impulsar la industria nacional, combatir la corrupción, educación de calidad, respeto por la diversidad etc. – podrían ser de cualquier agrupación social demócrata y hasta de Alianza País. Entonces ¿por qué afiliarse o votar por ustedes, presumiendo por supuesto que logran reunir las firmas y pasar por el curso de obstáculos que es el CNE?

Somos claramente distintos a los social demócratas, ni hablar de Alianza País. No somos gente que ha formado parte de este gobierno ni hemos sido gobierno, mientras Ramiro González de Avanza es un alto funcionario del gobierno de Rafael Correa, y su partido es corresponsable de las reformas laborales que han atropellado los derechos de los trabajadores. No hay punto de comparación. La Unidad Popular es un movimiento que creció de la semilla del MPD, de la izquierda y la lucha histórica de los pueblos del Ecuador. Nace además en un entorno en donde los distintos movimientos populares y partidos de izquierda han sido perseguidos por el gobierno de Rafael Correa.

Avanza y la Izquierda democrática son partidos Social Demócratas, nosotros en nuestra declaración de principios nos definimos como un movimiento de izquierda, patriótico, democrático y revolucionario. Somos muy distintos.

¿Cómo defines ser revolucionaria en el Ecuador actual, en el siglo XXI?

Ser revolucionaria implica trabajar por una verdadera patria nueva y socialista, luchar por los derechos de los pueblos que están siendo vulnerados, implica enfrentar el modelo de desarrollo implementado por el gobierno de Correa, que no busca otra cosa que modernizar el capitalismo y no tiene proyecto de izquierda.

Es fácil decir que están en contra de la modernización del capitalismo. Pero qué harían en concreto si llegan a formar un futuro gobierno en el futuro, qué puntos programáticos específicos plantearía ese gobierno revolucionario?

En primer lugar creo que sí es posible llegar a ser gobierno. Este gobierno sí puede ser derrotado: existen varios indicios que sugieren que el régimen de Rafael Correa ha topado techo y ya está en declive. No pretendo decir, sin embargo, que el correismo no puede recuperarse; puede utilizar toda la maquinaria del estado para seguir desarrollando su agenda,. De todos modos el declive es evidente. Por ejemplo nosotros sabemos que en este momento Correa cuenta con una intención de voto de 39%, es decir que ha bajado sustancialmente. Hay además elementos que están pesando fuertemente al gobierno.

¿Por ejemplo?

La criminalización de la lucha social, la corrupción, y el escándalo de los helicópteros y la muerte de General Gabela, entre otros. Todos estos elementos están afectando su capacidad de recuperación.

Y si logran ganarle, ¿ustedes qué harán?

Proponemos la nacionalización del petróleo y del servicio de telefonía móvil – que solo en el último caso significaría ingresos por el estado de 2.500 millones de dólares al año – además de cobrar las deudas de los grandes evasores de impuestos, que el mismo SRI calcula en 2.800 millones de dólares. Planteamos subir en un 1.5% el impuesto al renta de los cien grupos empresariales más grandes del país, que también implicara ingresos de sobre los mil millones para el Estado. Combatiremos la corrupción no solo porque no es ético, en realidad es una plaga contra la que este gobierno no ha hecho nada, sino porque también cuesta al país – un país con tantas necesidades – más de 2.000 millones al año.

Estas son fuentes de recursos que nos permitirán no meter las manos en el bolsillo de la población, no explotar al Parque Yasuní y no endeudarnos con la China bajo condiciones que determinan dónde y cómo se van a invertir los recursos. Es decir que tendremos soberanía económica.

Pero la economía no es todo.

Totalmente de acuerdo. Por eso es fundamental para nosotros comprometernos con la defensa de los derechos en general, incluyendo los derechos de la naturaleza. Y ese compromiso implica fortalecer a los movimientos sociales, establecer una economía verdaderamente social y solidaria, garantizar servicios como salud, educación laica, acceso a la vivienda y control de los arriendos, fortalecer y potenciar el sistema de educación bilingüe y defender los derechos de los pueblos no contactados.

Son valores de izquierda, y somos de izquierda.

Únete a la conversación

Sin comentarios

  1. Son los mismos perro con diferente collar, esta grupo de gente no acepta el adelanto de nuestro ecuador y cambio de la educacion

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *